martes, 1 de noviembre de 2016

Feliz tricentésimo sexto día del año.

Feliz tricentésimo sexto día del año.
Dedicado a la muerte.
Os dejo con un escrito que siempre que lo leo me ayuda a seguir para adelante, me da paz.
La muerte no es nada. No cuenta. Solo me he ido a la habitación de al lado.
Nada ha ocurrido. Todo sigue tal como estaba.Yo soy yo y tu eres tu.
Y la vida que vivimos juntos permanece intacta, inmutable.
Lo que fuimos el uno para el otro seguiremos siéndolo.
Llámame con el nombre de siempre. Habla de mi con la naturalidad de siempre. No cambies de tono.
No adoptes un aire solemne ni triste.
Ríe como siempre como siempre reíamos de los chistes que nos gustaban a los dos.
Juega, sonríe, piensa en mi, reza por mi.
Deja que mi nombre sea esa palabra amiga que siempre fue. Que sea pronunciado sin esfuerzo, sin que sobre él se proyecte una sombra.
La vida significa lo mismo que siempre significó. Sigue siendo lo mismo que fue.
Existe una continuidad absoluta e ininterrumpida
.
¿Que es la muerte, si no un accidente insignificante?
¿Tengo que estar fuera de tu pensamiento porque esté fuera de tu vista?
Solo me he ido a esperarte, durante un intervalo, a un lugar muy próximo,a la vuelta de la esquina.
Todo esta bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

OFERTAS

Síguenos en Facebook