viernes, 7 de octubre de 2016

Felices ducentésimo octogésimo primero, ducentésimo octogésimo segundo y ducentésimo octogésimo tercero días del año.

Felices ducentésimo octogésimo primero, ducentésimo octogésimo segundo y ducentésimo octogésimo tercero días del año.
Hoy dedicado a la justicia.
Se dice que la justicia es ciega y cada día que pasa pienso que ciega sin remedio. Pero no ciega para ser justa, ni mucho menos, en los últimos tiempos es para todo lo contrario, al menos es mi opinión.
Personalmente pocas veces he juzgado a una persona antes de tiempo, pocas veces me he equivocado con mis amistades... pero no debíamos olvidar nunca que si alguien a tu lado cambia, si tu cambias... antes de juzgar pensemos los motivos por lo que ha sido.
Y si me refiero a otros ámbitos mejor no escribo nada mas porque nunca entenderé como se juzga a un ladrón de 100€ igual que a uno de 1.000.000€, es robar, por supuesto, pero la pena debía de ser justa en tiempo y cantidad, no lo es, al menos en este país nuestro, donde si se tienen buenos abogados a veces los grandes robos quedan en nada, en cambio robar pan para tu familia tiene años de cárcel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

OFERTAS

Síguenos en Facebook