jueves, 3 de abril de 2014

Las pequeñas cosas que nos alegran la vida...

Cuantas veces me digo a mí misma cuando estoy preocupada por algo "Si no hay solución, para qué te vas a preocupar y si tiene solución para qué te vas a preocupar". Es fácil decirlo pero cuanto cuesta llevarlo a termino y no preocuparte por esas cosas que en algún momento del día te angustia.

Si pensáramos que la felicidad no es tenerlo todo y sólo disfrutáramos de lo que en esos momentos tenemos, quizás tuviéramos menos momentos para preocuparnos. Debíamos intentar vivir sin tantas prisas,  las obligaciones y responsabilidades hacen que no disfrutemos y apreciamos los detalles y las pequeñas cosas que nos pasan.

Muchas veces, nos encontramos ante situaciones difíciles y que no podemos hacer nada y sin embargo nos esforzamos en darles vuelta y vuelta, en lugar de aceptar que las cosas son como.

Si consiguiéramos aplicar más veces esta regla entonces con toda seguridad viviríamos más tranquilos y haríamos las cosas más sencillas como cuando eramos niños que sólo nos preocupaba el momento y eramos felices con esas cosas que tan poco valor tienen y... cuánto se disfruta de ellas.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

OFERTAS

Síguenos en Facebook