viernes, 7 de marzo de 2014

La alegría y la pena de unos padres...

Es cierto que en el momento que una persona se entera que pronto sera padre/madre su vida cambia, desde ese momento ya no vives para tí, trabajas para que a ellos no les falte nada, para hacerlos felices.

Cuando se siente la primera "patadita"  sabes que ya no estas sólo y cuando le ves la "carita" sabes lo que es querer con todo tu corazón y que darías la vida por ellos.

Los padres viven para ver crecer a sus hijos, verlos casarse, tener hijos, sus estudios, sus trabajos, todo son preocupaciones y alegrías pero a lo que no pueden nunca acostumbrarse ni admitir es a que esos hijos falten antes que ellos.

La muerte de un hijo es algo muy duro, se necesita ser muy generoso para no encerrarte en ti mismo y hacer infelices a los que te rodean.

Es duro, si que lo es... pero se puede vivir con ello sobre todo porque los demás necesitan verte bien y sí... una primera patadita es algo inolvidable y aunque el corazón se te quede echo pedazos cuando ya no puedas ni siquiera abrazar a ese ser que dió la patadita y te hizo tan feliz hay que pensar que siempre estará contigo y aunque físicamente no lo puedas tocar lo tienes siempre a tu lado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

OFERTAS

Síguenos en Facebook